Karin Ramirez

LA FAMILIA COMO STAKEHOLDER EN LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA


Este 15 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Familia, declarado por la ONU a través de la 112 Sesión Plenaria del 20 de septiembre de 1993 y con el fin de fortalecer la familia para el mayor bienestar del individuo y de la sociedad así como para sensibilizar a la opinión pública respecto del importante rol social que cumple.

Recordemos que la mayoría de seres humanos provenimos de una familia, la cual es protegida por el artículo 4º de la Constitución Política del Estado que señala que “La comunidad y el Estado protegen especialmente al niño, al adolescente, a la madre y al anciano en situación de abandono. También protegen a la familia y promueven el matrimonio. Reconocen a estos últimos como institutos naturales y fundamentales de la sociedad”.  

Existen numerosas normas legales que protegen a la familia, entre las cuales destaca la Ley Nº 28542 - Ley de Fortalecimiento de la Familia, que tiene como objeto promover y fortalecer el desarrollo de la familia como fundamento de la sociedad y espacio fundamental para el desarrollo integral del ser humano, basándose en el respeto de los derechos fundamentales y las relaciones equitativas entre sus miembros. (Artículo 1º)

Es necesario recalcar que la familia no solo repercute en el buen desenvolvimiento del país sino también en el desarrollo de las empresas, las cuales forman parte de su engranaje productivo. ¿Porque? Pues toda empresa requiere de capital humano que se encargue de su dirección y operación y, dicho capital humano proviene y se desenvuelve dentro del núcleo básico de la sociedad, vale decir, dentro de una familia[1].

¿Cuál es la relación entre la responsabilidad social corporativa (RSC) y la familia?  Es fundamental recalcar que la RSC es un área estratégica de toda empresa puesto que está relacionada al impacto que tienen sus actividades comerciales y/o servicios en la sociedad. Con el transcurrir de los años, el número de actores sociales o stakeholders que se interrelacionan con las empresas van en aumento; y, para poder cumplir con sus expectativas resulta conveniente establecer dos dimensiones de la RSC, así tenemos:

a) La dimensión externa: representada por los actores externos como es el caso de los proveedores, los clientes, los acreedores, la sociedad y el gobierno (local, regional y nacional); y,

b) La dimensión interna: representada a la propia estructura de la empresa, como son los accionistas, personal de dirección así como los trabajadores y sus familias.




Tal como observamos los trabajadores y sus familias forman parte de uno de los stakeholders de las empresas (dimensión interna) y como tal deben contar con toda la atención posible de la plana gerencial y directiva pues no solo forman parte de su estrategia empresarial sino que también se estarían cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030[2] establecidos por la ONU y la CEPAL así como con las normas legales vigentes que a continuación se señalan:

Ø  Ley Nº 28983, Ley de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres que en su artículo 6 inciso f) dispone que «El Poder Ejecutivo, gobiernos regionales y gobiernos locales, en todos los sectores, adoptan políticas, planes y programas, integrando los principios de dicha Ley de manera transversal, teniendo entre sus lineamientos el garantizar el derecho a un trabajo productivo, ejercido en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana, incorporando medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral, entre mujeres y hombres, en el acceso al empleo, en la formación, promoción y condiciones de trabajo, entre otros, incluyéndose entre los derechos laborales la armonización de las responsabilidades familiares y el trabajo.

Ø  Ley Nº 30709, Ley que prohíbe la discriminación remunerativa entre varones y mujeres que en su artículo 5º señala que“La entidad empleadora garantiza un trato digno, un clima laboral con base en el respeto y la no discriminación, la compatibilidad de vida personal, familiar y laboral

Ø  La Ley N° 30036 - Ley que Regula el Teletrabajo y su reglamento aprobado mediante Decreto Supremo N° 017-2015-TR que establece como uno de los principios de la aplicación del teletrabajo la conciliación entre la vida personal, familiar y laboral: promover un equilibrio entre las actividades realizadas en los ámbitos, personal, familiar y laboral de los trabajadores o servidores civiles, a través de la modalidad de teletrabajo. 

Finalmente, siendo las familias de los trabajadores de la empresa uno de los stakeholders en el marco de la responsabilidad social corporativa sería conveniente que los líderes de las organizaciones empresariales asuman, implementen e internalicen la tendencia mundial de la responsabilidad familiar corporativa que el International Center For Work And Family desde 1999 viene promoviendo con la finalidad de buscar sostenibilidad y sustentabilidad de las empresas así como la estabilidad de las familias de los trabajadores.


[1] Sea la familia funcional o disfuncional eso es otro tema y no es materia de discusión en el presente artículo.

[2] ODS 5 Igualdad de Género que busca  el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas para lograr la igualdad de género y el reconocimiento y valor del trabajo doméstico no remunerado mediante servicios públicos, infraestructuras y políticas de protección social, y promoviendo la responsabilidad compartida en el hogar y la familia.

ODS 8 Trabajo Decente y Crecimiento Económico que pretende un empleo pleno y productivo, trabajo decente para todas las mujeres y los hombres así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor; además de proteger los derechos laborales promoviendo un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: